Su nombre proviene del inglés “oriented strand board”, es decir, tablero de virutas orientadas. Estos tableros, como indica su nombre, están compuestos por virutas o astillas orientadas como en los contrachapados, con cada capa posicionada perpendicularmente a la anterior. Las resinas utilizadas para su aglomeración pueden ser fenólicas o de poliuretano,  se crea así un material con gran capacidad de carga y resistente a la humedad. Por su aspecto original y su resistencia es apto para mobiliario de diseño y se utiliza, tanto de forma estructural, como para decoración y exposiciones.

 

Tablero de OSB